FIRST LEGO League: un desafío de ciencia y robótica para los más jóvenes

La Universidad Camilo José Cela y el Colegio Internacional SEK El Castillo han acogido y celebrado una nueva edición del torneo FIRST LEGO League de Madrid, el desafío internacional de investigación, resolución de problemas, ciencia y robótica para jóvenes.

Con el objetivo de fomentar la vocación científica y tecnológica de una forma amena y lúdica, los jóvenes de 10 a 16 años, distribuidos por equipos, aportaron ideas y propuestas sobre un proyecto científico, construyeron y programaron un robot y expusieron públicamente, ante un auditorio, sus proyectos científicos.

Además, también tuvo lugar el torneo FIRST LEGO League Jr., dirigido a los más pequeños de entre 6 y 9 años, también repartidos por equipos. Este programa está diseñado para captar su curiosidad y dirigirla hacia el descubrimiento de las posibilidades de mejorar el mundo que les rodea.

En esta ocasión, el grupo de alumnos de SEK-Ciudalcampo que participó en la categoría Challenge se llevó el primer premio a la Excelencia en Ingeniería.

Este torneo tiene como objetivo fomentar la vocación científica y tecnológica en los más jóvenes, además de desarrollar habilidades como la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, la creatividad, la gestión de personas o el trabajo en equipo.

SEK Education Group promueve e impulsa la cultura STEAM (Science, Technology, Engineering, Arts and Maths) como parte esencial del aprendizaje de sus alumnos, ya que son algunas de las competencias que demandarán los empleos del futuro, y apuesta con especial interés por reducir la brecha de género en la vocación científica desde edades tempranas.

Construyendo robots en el aula

Como parte de esa cultura, SEK International Schools hace especial hincapié en las actividades relacionadas con la ciencia y la tecnología. Entre las actividades relacionadas con esta área, los colegios ofrecen:

  • Robótica educativa con Lego y creación de robots con Arduino, una comunidad internacional que diseña y manufactura placas de desarrollo de hardware para construir dispositivos digitales y dispositivos interactivos que puedan detectar y controlar objetos del mundo real.
  • Programación con lenguajes como Python, Arduino, C# o LUA.
  • Diseño e impresión en 3D.
  • MineCraft, donde los alumnos desarrollan habilidades como trabajo en equipo, habilidades de programación, resolución de problemas, orientación espacial y creatividad.
  • Realidad Virtual y Realidad Aumentada, dónde crean sus mundos virtuales y programan los objetos para luego verlo con las gafas VR.
  • Creación de videojuegos.
  • Programación de drones.

La robótica y el lenguaje de programación permite a los estudiantes diseñar, construir y programar robots que pueden realizar diversas tareas, lo que les ayuda a desarrollar habilidades de ingeniería, lógica y creatividad. Con el lenguaje de programación crean aplicaciones, juegos y sitios web, gracias a lo cual desarrollan habilidades de pensamiento computacional, expresión y alfabetización digital.

“El aprendizaje de estas habilidades desde edades tempranas tiene muchos beneficios, como despertar el interés y la curiosidad de los alumnos por la ciencia y la tecnología, lo que puede motivarlos a seguir aprendiendo y explorando; desarrollar su confianza y su autoestima, al hacerlos sentir capaces de crear y controlar sus propios proyectos; y mejorar su rendimiento académico, ya que refuerza conceptos de otras materias como las matemáticas, la física y el idioma”, afirma Gonzalo Pascual, coordinador TAC (Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento) de SEK-El Castillo.

Protagonistas de su propio aprendizaje

Los colegios SEK cuentan con los Maker Space, unos espacios dedicados a fomentar la autonomía de los alumnos, el aprendizaje por sí mismos -metodología Learning by doing-, la gamificación o el Design Thinking en el que pueden realizar actividades de múltiples áreas (ciencia, tecnología, robótica, artes…).

En él, son los estudiantes quienes son protagonistas de su propio aprendizaje, toman la iniciativa de pensar, planificar, construir y, en definitiva, dar a luz sus propios proyectos. Estas instalaciones cuentan con tecnología de vanguardia como, por ejemplo, impresoras 3D, tablets y ordenadores de última generación.

Deja un comentario